domingo, 8 de noviembre de 2009


EMPRESARIOS Y TRABAJADORES: EL ETERNO CONFLICTO
(...ha llegado el momento de reflexionar...)

La idea principal de este blog fue, desde el principio, e intentando ser lo más objetivas posible hablar de las relaciones laborales desde el punto de vista del empresario y del trabajador.

Actualmente tenemos conocimiento de múltiples conflictos entre la patronal, representantes de trabajadores, sindicatos y los propios trabajadores, sin duda todos ellos motivados por la famosa crisis económica a la que tenemos que hacer frente. Unos y otros, tienen posturas y exigencias inamovibles, en ocasiones fuertemente politizadas, que hacen que un posible acuerdo entre ambos lados sea francamente imposible.

Después de esta reflexión diré que a mi parte del trabajo es escribir desde el punto de vista del empresario, cosa que no es del todo fácil, ya que de un modo u otro siempre culpamos a los empresarios de los males en una relación laboral, cosa que podemos observar si leemos la prensa o vemos las noticias; puede parecer que exagero pero en realidad es así.

No cabe duda de que hay muy malos empresarios, pero del mismo modo hay muy malos trabajadores, y muy malos representantes sindicales. Cuando terminé mi formación, lo que más me apetecía hacer era defender los derechos de los trabajadores, claro que como suele pasar, no siempre hacemos lo que deseamos, y mi corta carrera profesional la he pasado trabajando en el temido DEPATAMENTO DE RRHH.

Os diré que he aprendido mucho y que la experiencia me ha hecho madurar, he aprendido que el elevado absentismo no es siempre causa de la organización, que hay trabajadores irresponsables que no entienden otra cosa que una sanción, que desgraciadamente en una entrevista, por muy entrenados que estemos, un candidato nos puede engañar, y que en ocasiones la representación sindical en una empresa opta por su propio beneficio económico o simplemente por su popularidad en vez de por los beneficios de los propios trabajadores.

Sigo pensando que hay políticas empresariales brutales, y que muchas ven a trabajador como un material de usar y tirar, empresas con malos sistemas de organización, con muchos altos mandos y mandos intermedios, muchas ordenes que se contradicen, en definitiva sin comunicación. Pero del mismo modo que hay buenos trabajadores y buenos representantes, hay buenas empresas, que funcionan bien y que aportan buenas ideas.

A modo de conclusión, diré que debemos de intentar colaborar juntos e intentar mejoras que puedan agradar a las dos partes por muy difícil que esto resulte por que estas mejoras nos beneficiaran a todos. Y que aunque los empresarios en la mayoría de los casos sean los malos malísimos, todos tenemos derecho a ser defendidos.

2 comentarios:

Los Secretos de Alberto dijo...

Hola chicas, nosotros nos hacemos seguidores de vuestro blog que nos ha gustado.gracias igualmente por vuestro apoyo!!!!!!!

Mónica y Cristina - Cristina y Mónica dijo...

De nada, esperanis que os sirva de ayuda. El vuestro tambien nos encanta